Texto de Sala – Participa

Videojuegos como Phylo, Eyewire o EteRNA han sido desarrollados por universidades norteamericanas para conectar las iniciativas científicas con el gran público. El objetivo es la mutua colaboración a través del juego para avanzar en diversas investigaciones. En esta sección se muestra el ejemplo de EteRNA, producido por las universidades de Carnegie Mellon y de Stanford (California, Estados Unidos). Consiste en un puzzle cuyas piezas son componentes de ARN que el jugador debe combinar para obtener una cadena de ADN sintético. Las mejores propuestas son valoradas por un equipo científico y, en determinados casos, se someten a experimentación real en un laboratorio. El ADN sintético creado puede ser la clave para la cura de innumerables enfermedades genéticas.