Texto de Sala – Avatares

El videojuego puede ser una herramienta de introspección y experimentación con nuestras identidades virtuales, donde podemos representar nuestro autoconcepto o nuestra heteroimagen, o jugar con las múltiples posibilidades que genera tener cuerpos virtuales, capaces de adoptar cualquier forma y tamaño. Si en el mundo físico la identidad viene configurada por el contexto cultural en el que estamos insertos, con determinados estereotipos, historia y situación sociopolítica, en el caso de los espacios virtuales la identidad se conforma a partir de las posibilidades que ofrece la experiencia vivida dentro del videojuego.