Adiós Goto

goto

ARSGAMES está compuesto de nómadas, personas que entran y salen de la asociación, que se suman a alguno de sus proyectos y desaparecen cuando se concluye para reaparecer un tiempo después. Hoy queremos despedirnos de alguien que se fue y ya no volverá a compartir proyectos, risas ni fiestas con nosotros: Goto.

Goto murió el 14 de Noviembre de 2015 y desde aquí queremos rendirle homenaje a ese hacker de la vida que tanto compartió con nosotros, recordando esos momentos.

Lo primero que compartió con nosotros fue toda su energía, alegría y baile durante el festival ARSGAMES 2009, donde debatimos durante las conferencias, vimos el ciclo de machinimas y bailamos hasta agotarnos en los conciertos. Bueno, hasta agotarnos todos menos él, que tenía una energía inagotable.

Y para muestra un botón:


También participó con nosotros en el PlayLab2: Interviniendo los sistemas de la Economía Global, generando en conjunto con el resto de personas que participaron, el proyecto de videojuego “Última Partida” (del que podéis ver más información en el link anterior). Su sonrisa siempre presente, su vitalidad y sus ideas locas fueron cruciales durante estas dos semanas de convivencia y trabajo intensivo.

Aquí podéis ver algunas imágenes de aquellas dos semanas:

PlayLab2. 24/11-3/11/2011

Es difícil creer que ya no volveremos a verlo ni a hacer proyectos locos juntos, este 9º aniversario de la asociación y la fiesta de inauguración de la sede en México estará lleno de su ausencia como nunca la hemos sentido. El día antes del accidente bromeaba con fletar un autobús desde Canadá a México para venir, aunque tratándose de Goto nunca podremos estar seguros de que fuese una broma.

Igualmente nos despediremos como a él le hubiese gustado, con las grandes sonrisas que su recuerdo nos hace aflorar, conteniendo las lágrimas y brindando y bebiendo a su salud.

Goto, fuiste un gran compañero, gran defensor del software libre, con una fuerte conciencia política, ayudando en lo que hiciese falta a quien le hiciese falta en cualquier lugar del mundo, viviendo la vida siempre como un juego y tomándote el juego muy en serio. Aprendimos mucho de ti y contigo y jamás te olvidaremos.

Si uno pudiera ser un piel roja siempre alerta, cabalgando sobre un caballo veloz, a través del viento, constantemente sacudido sobre la tierra estremecida, hasta arrojar las espuelas porque no hacen falta espuelas, hasta arrojar las riendas porque no hacen falta riendas, y apenas viera ante sí que el campo era una pradera rasa, habrían desaparecido las crines y la cabeza del caballo. El deseo de ser piel roja, Kafka

Artículos relacionados
Comenta

Deja tu comentario

*